Pedidos por teléfono o Whatsapp 93 664 50 56   636 172 420

Condones Mix

Hay sexo más allá de los 55 años…y mucho

Jueves, 09 Enero 2014 16:22;
Publicado en Sexología y salud;
Hay sexo más allá de los 55 años…y mucho

Llego a la caja del supermercado, pongo la compra en la cinta voy a coger los preservativos, no encuentro lo que busco y pregunto amablemente a la cajera si no les quedan cajas más grandes.

Dos pestañeos y en su mirada brilla un enorme “Y como le digo yo a la abuela que eso no es el azafrán…”

Qué manía de pensar que el sexo tiene que ser terso, turgente, tonificado y como recién salido de la ducha de un gimnasio.

Qué gran mentira pensar que en cuerpos mayores no hay cabida para el disfrute, los juegos y las nuevas experiencias. Es cierto, no somos tan atractivos pero recuerda que “Más sabe el diablo por viejo que por diablo”.

A ver querida, yo vengo de la generación del “Peace and Love”, del Flowerpower y del amor libre. Así que de follar y de preservativos sé bastante.

Echarse un polvo dentro de un coche hoy en día es fácil, cómodo… echarse un polvo a los pies de las murallas de Ávila en pleno mes de enero, dentro de un seiscientos mientras sopla el aire a siete grados bajo cero y se cuela por el techo del coche, que es de lona porque era el modelo “Cabrio”, te aseguro que es una obra de ingeniería.

Poner ese condón de talla indefinida porque no era cosa de decirle al farmacéutico de la época -“Qué tallas tienes”- y no poder abrir el envoltorio e irlo a morder y que te griten “¡no lo muerdas que se rompe!” y tu ahí cachonda como una loca, en una postura que el Kamasutra nunca imaginó, intentando abril el puto paquetito, mientras el otro no deja de excitarte y excitarse y tú haciendo malabares “vale, vale, tranqui que ya puedo” y abrirlo, sacarlo, palparlo “oye yo creo que esto es muy pequeño” “que no, ponlo por Dios” y ponerlo pensando que esa polla se va a acordar de ese condón durante algunos días y no estar segura si el grito de tu chico es de placer por estar follando, es de dolor por falta de riego sanguíneo en el pene ó es por placer de estar follando y de dolor porque el freno de mano lo acaba de desvirgar… temer que el “cabrio” vuelque ladera abajo por el movimiento y venga la guardia civil… eso es una obra de arte.

Echarse un polvo en tu apartamento mientras veis “Shakespeare in Love” con el salón lleno de velitas y comiendo Sushi es placentero, pero no tiene mérito.

Que te levantes un domingo y te vayas a lavar los dientes, llegue tu marido por detrás, te bese el cuello, te meta mano por dentro del pijama y tú cierres los ojos, la puerta del baño con llave y empiecen a llegar inquietantes mensajes del otro lado de la puerta…”que no encuentro las galletas, que ha llamado la abuela que a qué hora vamos a ir a comer, que Roberto me ha pegado y aunque es más pequeño como me vuelva a dar le rompo las gafas, que le voy a decir a mi profesora que os encerráis en el baño y nos dejáis solos” y que ni tu poder de concentración ni tu libido disminuyan un ápice y que tú disfrutes con tu pareja de un buen polvo mañanero aunque sea en el baño, pero que no olvides ese preservativo que impedirá que en vez de dos dando por saco haya tres, eso tiene mucho mérito.

Así que ahora, que podemos disfrutar tranquilamente, que tenemos una enorme cama donde retozar juntos sin frenos de manos, ni niños y una casa sin corrientes de aire toda para nosotros, donde ¡por fin! podemos practicar sexo con las puertas abiertas, hemos decidido probar todos los sabores de preservativos que hay en el mercado, todas las cremas lubricantes y algún que otro juguete.

Por lo tanto, no me mires así; sé perfectamente bien lo que es una caja de azafrán.

Ladeo la cabeza y le digo con una sonrisa:

-Déjalo, los compro por internet.

 

Marisa Martín