Pedidos por teléfono o Whatsapp 93 664 50 56   636 172 420

Condones Mix

¡Va de posturas!: "El Misionero"

Miércoles, 02 Julio 2014 19:40;
Publicado en Consejos;
¡Va de posturas!: "El Misionero"

Empezamos con algo clásico...

La postura del misionero es una de las más románticas, la que todos empezamos haciendo y con la que descubrimos este apasionante mundo del SeXo. El hombre se coloca encima de la mujer, permitiendo un encuentro cara a cara, los besos intensos y la pasión desenfrenada.

Para algunas religiones, la postura del misionero es la única permitida, dado que el resto de posturas se consideran una fuente de lujuria innecesaria, como por ejemplo para la religión islámica.

Si nos centramos en el punto de vista femenino, quizás no es la mejor postura, dado que no permite el mejor contacto con el clítoris y no es sencillo estimularlo de forma simultánea, ya sea con los dedos o con un vibrador, pero se puede compensar mediante las sensaciones más salvajes de dominación por parte del hombre, el roce de los cuerpos y el contacto entero con tu pareja.

Más y mejor...

Controla la respiración: el sexo tranquilo y pausado ayuda a controlar el orgasmo y la excitación. Respiraciones profundas, tranquilas y espaciadas contribuirán a alargar las relaciones, dilatando y calmando nuestra excitación sexual.

Si no lo consigues siempre puedes utilizar nuestro lubricante retardante...

Variación de movimientos...

Si alternamos los movimientos coitales cortos con los profundos, los lentos con los rápidos y jugamos con la pelvis y el pene de manera circular y lineal, conseguimos una amplitud de movimientos que ampliarán las sensaciones y aumentarán el placer.

Si ubicamos los cuerpos de forma distinta, como por ejemplo colocar una almohada debajo de la cadera de la chica o cambiando la ubicación de las piernas de la chica, conseguimos variar el ángulo y la manera de realizar el acto, con lo cual una postura muy simple nos abre un abanico y un nuevo mundo de posibilidades.

Si sois amantes de las cosas más cercanas, los besos, las caricias y los susurros en los oídos de tu amante, podéis conseguir sensaciones muy excitantes.

La clave...

¡Hay que ser activo! Al final el sexo se reduce todo a actividad, de nada sirve innovar, probar variantes si los cuerpos están pasivos, sin ganas y sin energía. Hay que buscar, proponer y crear. Los cuerpos tienen que hablar.